Interventional Concepts firma alianza para traer más estudios clínico-científicos de biotecnología a Bogotá

Interventional Concepts y Health Quality Services & Products (HQSP) se alían para que las instituciones de salud de Bogotá se beneficien de la gran demanda de la industria de la innovación médica mundial por servicios de investigación clínica en Colombia.

HQSP es una empresa basada en Bogotá fundada en 2007 y liderada por Juan José Muñoz; la empresa es líder en soluciones innovadoras para servicios cardiovasculares e imágenes diagnósticas en instituciones de salud del país. HQSP tiene ya estrechas relaciones con las principales instituciones de salud de Bogotá y como parte de su plan estratégico de crecimiento, ha identificado la innovación médica como el pilar del crecimiento sostenible de la empresa. Interventional Concepts, basada en Miami, FL y fundada por el reconocido cardiólogo colombiano Pedro Martinez-Clark, se dedica a prestar servicios para el desarrollo de innovaciones médicas de empresas innovadoras en EE.UU. y Europa. Desde el año 2012 HQSP ha prestado servicios de apoyo logístico a Interventional Concepts en proyectos de investigación clínica en Cali y Medellín. 

La academia, el sector empresarial y el gobierno de Bogotá, se han aliado y crearon en el 2011 Connect Bogotá —una corporación sin ánimo de lucro— con el fin de transformar a Bogotá y a Cundinamarca en una de las tres regiones más innovadoras de América Latina en el 2032, trabajando por acelerar la innovación y convirtiendo elementos como la ciencia y la tecnología en motores de desarrollo para la región. El concepto es originario de San Diego Connect, en California, el cual ha ayudado a la formación y desarrollo de más de 1 000 empresas, y es ampliamente considerado como uno de los programas más exitosos del mundo que articula a emprendedores y empresarios con los recursos que necesitan para tener éxito en el mercado. Esta alianza ha identificado la biotecnología como uno de los sectores productivos que transformarán a la región y crearán un impacto significativo en su competitividad y calidad de vida.

La innovación médica ocurre principalmente en pequeñas empresas de tipo startup en Estados Unidos y Europa; estas empresas buscan siempre una manera costo efectiva para hacer pruebas de sus prototipos en humanos. Muchas de estas empresas ya están viniendo a Colombia atraídas por Interventional Concepts a realizar sus pruebas mediante la realización de estudios de investigación en las clínicas del país. Interventional Concepts y HQSP han considerado que existe sinergia entre ellas y han decidido aliarse para que las instituciones de salud de Bogotá tengan acceso directo en la ciudad a cada vez más oportunidades de participar en proyectos de investigación clínico-científicos de empresas extranjeras que buscan una institución donde conducir sus estudios para el desarrollo clínico de sus prototipos para productos de tecnologías médicas. HQSP se convertirá en el representante local en Bogotá de Interventional Concepts ante las instituciones de salud de la ciudad que deseen participar en proyectos de investigación clínico-científicos al servicio de la industria de la innovación médica mundial.

En el pasado mes de enero más de 10 empresas con innovadoras tecnologías médicas empezaron a buscar —a través de Interventional Concepts— instituciones de salud en el país donde realizar sus estudios de investigación clínica en humanos. Estas tecnologías incluyen:

  • Un novedoso software para ubicar en 3D la zona donde se realizará ablación en pacientes con fibrilación auricular.
  • Un tratamiento de hipertensión arterial refractaria por medio de radiación del nervio renal y ganglios aórtico-renales.
  • Un dispositivo para reconstrucción del tracto de salida del ventrículo derecho y de la válvula pulmonar por insuficiencia moderada-severa.
  • Un gel para regeneración de tejidos.
  • Una tecnología para extender económica y dramáticamente la vida útil de la sangre.
  • Un dispositivo para medición inalámbrica de presión pulmonar.
  • Una tecnología para protección embólica durante procedimientos de reemplazo de la válvula aórtica con catéteres.
  • Una tecnología para identificar biomarcadores y firmas epigenéticas.
  • Un revolucionario software con inteligencia artificial para el control de glucosa en pacientes en unidades de cuidado intensivo.

Según cifras del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), el número de estudios científicos para realizar investigación clínica en humanos con novedosos dispositivos médicos de tipo prototipo en las instituciones de salud del país se ha incrementado en aproximadamente 85% desde el 2012 a 2015. En Suramérica, Colombia es el país número cinco en participación en investigación en humanos, luego de Brasil, México, Argentina y Chile. Gracias a la labor de empresas facilitadoras de investigación como Interventional Concepts en Miami, FL, en el 2016 las clínicas en Colombia recibirán grandes oportunidades de participar en estos estudios y de diversificar sus ingresos exportando servicios —además de un mayor reconocimiento académico y un mejor entrenamiento para sus especialistas.

Las pruebas de dispositivos médicos en humanos, de hecho, son muy reguladas y están diseñadas para minimizar los riesgos. Hoy son una herramienta crucial para conocer los peligros o beneficios de las nuevas tecnologías y tratamientos para curar enfermedades. Antes de hacer estudios en humanos, los dispositivos médicos se prueban en animales vivos y en cadáveres humanos para garantizar que no son peligrosos.

Según el INVIMA, varias clínicas ya están prestando (y exportando) sus servicios a estas empresas extranjeras. Entre otras están, la Clínica CardioVid (Medellin), Angiografia de Occidente (Cali), Instituto de Corazón de Bucaramanga, EMMSA Clínica Especializada (Medellin), Clinica Las Americas (Medellin), In Care Cardiovascular de estudios especiales la Vegas S.A. (Medellin), Fundación Cardioinfantil (Bogotá) y la Clínica de Marly (Bogotá).

Según cifras de la industria, el tamaño global de la industria de investigación clínica es actualmente de USD $38.4 mil millones y llegará a aproximadamente USD $64 mil millones para el 2020; esto representa un incremento de 9%. Se pronostica que para el 2020, el 66.8% de los estudios clínicos se conducirán en países desarrollados —en contraste con 76% actualmente— y que 25.2% de los estudios clínicos se conducirán en países emergentes como Colombia —en contraste con 15.7% actualmente.

Los servicios de investigación clínica generan ingreso de divisas y es fuente de empleo calificado. Según un estudio de la firma consultora Cutting Edge Information en el 2013, una empresa farmacéutica pagó en promedio USD $36 400 por paciente por estudio de investigación clínica que se realizó en las instalaciones de una clínica en Estados Unidos. Si tenemos en cuenta que en Colombia los costos por servicios de salud son más bajos que en Estados Unidos —aproximadamente 10%-35% menos, según cifras de PROCOLOMBIA—, nos damos cuenta del gran potencial de ingreso de divisas que estos estudios le podrían generar a una clínica en el país.

Según cifras de la Asociación Colombiana de Centros de Investigación (ACIC), la Asociación para el Avance de la Investigación Clínica en Colombia (AVANZAR), y la Asociación de Laboratorios Farmaceúticos de Investigación y Desarrollos (AFIDRO), las clínicas del país venden aproximadamente USD $153.6 millones anuales en servicios de salud relacionados a la investigación clínica en humanos. Estas asociaciones gremiales estiman que Colombia tiene el potencial de aumentar el tamaño de este sector a aproximadamente USD $640 millones al 2020; esto equivale a que el país reciba 1% de los estudios que se conducen en el mundo (en comparación con 0.4% actualmente).

Hacer estudios clínicos también es fuente de educación para todos: los pacientes y sus familias aprenden de la enfermedad y los médicos a hacer investigación con altos estandares internacionales —además de otros beneficios tales como el reconocimiento académico de la clínica y sus especialistas, la publicación en revistas internacionales, el intercambio de conocimiento con científicos extranjeros, y el entrenamiento en nuevas tecnologías y nuevas técnicas quirúrgicas.

Además de eso, las pacientes también se benefician de la investigación porque tienen un cuidado médico exhaustivo. Según el Dr. Pedro Martinez-Clark —cardiólogo colombiano graduado de la Universidad de Harvard, fundador de Interventional Concepts, ganador del mejor ensayo investigativo del 2014 en Estados Unidos, y consultor para empresas desarrolladoras de tecnologías médicas— "Debido al seguimiento riguroso, los pacientes que participan en estudios de investigación clínica reciben mejor tratamiento médico que pacientes que no participan en estos". Esto representa un gran ahorro para el sistema de salud del país y un mejor manejo de la salud de la población.

En Colombia hay 129 centros de investigación clínica certificados por el INVIMA, la mayoría localizados en Bogotá. Colombia se está convirtiendo en un país cada vez más atractivo para que empresas extranjeras realicen sus estudios clínicos con dispositivos médicos y otras tecnologías. El país le ofrece tres grandes ventajas a las empresas desarrolladoras de innovaciones médicas: 1) Una evaluación y aprobación rápida (30 días) del proyecto de estudio clínico por parte del INVIMA, 2) casi 50 millones de habitantes con un sistema de salud con cobertura de casi toda la población, 3) costos muy competitivos.

Los estudios clínicos con dispositivos médicos y otras tecnologías generarán mayores divisas y beneficiarán grandemente a las clínicas visionarias del país que deciden abrir sus puertas a esta nueva oportunidad.